Cooperación

Nadie duda de que las tecnologías y sus sistemas de diseño potencian la cooperación. El problema es en qué dirección se “pone a producir” esa potencia latente en la vida social, cómo y con qué fin se explota la cooperación social, la riqueza del territorio y sus infraestructuras. No hay datos que ni por asomo demuestren la capacidad redistributiva que tienen un conjunto de algoritmos cuando se inyectan sobre un territorio. Es puro idealismo chamánico pensar que esas soluciones técnicas van a producir justicia social y van a evitar prácticas de monopolio rentista. Los planes del capitalismo no son redistribuir la riqueza o cuidar el medioambiente, sino explotar el trabajo ajeno y reproducir las desigualdades sociales y territoriales.

CTXT

Tácticas vs. estratexias: a “microfísica das prácticas”

              Si el hecho es que lo que produce un practicante no acaba de ser un producto sino un “valerse de”, una serie de “prácticas furtivas” expresadas en “artes de hacer”, en formas de usar lo ya producido, el esquema inicial que de Certeau formula para abordar tal cuestión se basa en la diferenciación –confrontación y correlación al mismo tiempo- entre estrategias (del “productor”) y tácticas (de los “consumidores”), vistas como “lugares” desde los que se actúa, lugar propio y bajo control en el primer caso; lugar reactivo en el lugar del otro, en el segundo.

“Llamo estrategia –dice de Certeau- al cálculo (o a la manipulación) de las relaciones de fuerzas que se hace posible desde que un sujeto de voluntad y de poder (una empresa, un ejército, una ciudad, una institución científica) resulta aislable”       ( :42), y aclara que “Las estrategias son pues acciones que, gracias al principio de un lugar de poder (la propiedad de un lugar propio), elaboran lugares teóricos (sistemas y discursos totalizadores) capaces de articular un conjunto de lugares físicos donde se reparten las fuerzas. Las estrategias combinan estos tres tipos de lugares, y tienden a dominar a unos con otros” ( :45).

Y respecto de la táctica anota que es “la acción calculada que determina la ausencia de un lugar propio. Por tanto ninguna delimitación de la exterioridad le proporciona una condición de autonomía. La táctica no tiene más lugar que el del otro. Además, debe actuar con el terreno que le impone y organiza la ley de una fuerza extraña” ( :43), y añade que “Las tácticas son procedimientos que valen por la pertinencia que dan al tiempo: en las circunstancias que el instante preciso de una intervención transforma en situación favorable, en la rapidez de movimientos que cambian la organización del espacio, en las relaciones entre momentos sucesivos de una ‘jugarreta’, en los cruzamientos posibles de duraciones y de ritmos heterogéneos, etcétera.” ( :45).

Las estrategias se fundan en la administración del espacio; las tácticas en la de los no lugares y de kairos, la ocasión.

En consecuencia, y apelando a una cierta analogía con las ideas de Foucault, es dable caracterizar a este enfoque sobre la cotidianidad como una “microfísica de las prácticas”, que al admitir la politicidad de las tácticas piensa las prácticas cotidianas como ejercicio de microrresistencias y micro-libertades, pero a la vez de formas que producen “sacudidas (…) en los cimientos del poder”.

La intención de de Certeau –lo afirma él mismo- no es  llegar a constituir una “semiótica general de las prácticas”, sino “sugerir algunas maneras de pensar las prácticas cotidianas de los consumidores, al suponer de entrada que son de tipo táctico. Habitar, circular, hablar, leer, caminar o cocinar, todas esas actividades parecen corresponder a las características de astucias y sorpresas tácticas: buenas pasadas del ‘débil’ en el orden construido por el ‘fuerte’, arte de hacer jugadas en el campo del otro, astucia de cazadores, capacidades maniobreras y polimorfismo, hallazgos jubilosos, poéticos y guerreros” ( :46).

Torrico Villanueva

Cartografía cognoscitiva: Pendiente

Con la posmodernidad, se establecen transformaciones en la naturaleza del tiempo y del espacio. El tiempo parece quedar paralizado, quebrado, dejando de atribuírsele una importancia central en el desarrollo de modelos sociales y económicos. Mientras que el tiempo tiende a desaparecer (mediante la compresión), el espacio cambia radicalmente su naturaleza y con ella su importancia. Surgen nuevos tipos de espacio. El espacio cibernético al que nos abrimos con los nuevos modos de comunicación a través de Internet. El espacio generado por el capital ficticio y que supone la captación de gran parte de los negocios durante el último cuarto del siglo XX. Por eso, la geografía despunta con nuevos postulados en torno a un espacio impreciso, indefinido, que se supone abstracto e ilimitado y que puede y debe dar lugar a una novedosa cartografía cognoscitiva aún por realizar. El capitalismo tardío se desarrolla con rapidez en los últimos decenios. La posmodernidad supuso un marco formal excepcional para que los procesos neoliberales creciesen sin peligro. La existencia de lo que se dio en llamar el «pensamiento único», en la medida en que sólo a través del consumo y del mercado pueden los hombres llegar a un hipotético estado de bienestar social, resultó imperante y dominador. Por eso, se le confirió una gran importancia a los consejos ejecutivos de las grandes transnacionales, dando lugar a lo que muchos autores y, también, importantes plataformas de ciudadanos, consideran la «dictadura de los mercados».

Fonte

¿Mercados? Fenomenoloxía dos Mercados

Xa hai un tempo que Julio Anguita nos presentaba unha radiografía do que son en realidade os mercados:

Unha reconceptualización dos mercados, debería ser suficiente para consolidar unha nova forma de afrontar e enfrontar a realidade:

Efectivamente o “mercado” son unhas cuantas personas, actuando á sombra dun monstruo inexistente, unha sombra proxectada iso sí cun foco de luz moi potente. O empoderamento dos cidadáns pasa pola identificación dos individuos, esos poucos individiduos e o seguimento constante de cada un dos pasos que estos intentan dar.
Os cidadáns non nos enfrontamos a un Deus Todopoderoso e Encarnizado. É precisamente esa simboloxía do monstruo xigante e inabordable a que paraliza a acción. Para matar ó monstruo é preciso identificar quénes son e manter unha vixiancia constante de actividades fraudulentas que o propio uso de conceptos coma “mercado” lexitiman.
O “Mercado” son uns poucos homes e mulleres (e non son os mellores), ten nomes e apelidos. O empoderamento non é non é respecto á cabeza nin ás plumas, é a cada unha das súas células.

Este fragmento é pregunta de exame

Sí, eu penso que o ten Fulanita e eu teño algo, pero, vamos a ver… Pode ser esto o que teño. Pero non sei se está completo, porque eu son nova aquí e caeume esto porque ninguén quería ser e non, non estou moi ducha, non vaias a pensar, pero alguén tiña que ser. E eu o que teño e esto, o que me deu, voulle preguntar a Fulanita si é todo o que hai. Eu penso que sí é todo o que hai. Que queres, facer unha fotocopia, miralo…?

Coordinadora X

Gústame a entrada de datos cualitativa. :)

Lóxica borrosa

La mayoría de los fenómenos que intervienen y determinan el valor de una empresa de Internet, provienen de aspectos cualitativos que inevitablemente resultan imprecisos, es decir, tienen implícito un cierto grado de borrosidad en la descripción de su naturaleza y que provienen generalmente del conocimiento subjetivo. Esta imprecisión puede estar asociada con su forma, posición, momento…, o incluso con la semántica que describe tal conocimiento subjetivo. En muchos casos, el mismo concepto puede tener diferentes grados de imprecisión en diferentes contextos o tiempo, de la misma manera que un día cálido en invierno no es lo mismo que un día cálido en primavera. La información lingüística no es posible cuantificarla mediante modelos matemáticos tradicionales y, aunque el conocimiento subjetivo suele ser ignorado a la hora de enfrentarnos a un problema, sí que se tiene en cuenta para evaluar la solución que se le da. Esto sugiere la posibilidad de utilizar ambos tipos de conocimiento para resolver problemas reales, que es precisamente lo que hace la Lógica borrosa o Fuzzy Logic (FL).

Tratamiento borroso del intangible en la valoración de empresas de Internet

Propagación e transformación

El análisis de redes sociales, entendido al modo estructuralista, estático, nos servirá pues para aproximar el funcionamiento y la estructura real de instituciones o grupos muy consolidados y estables, pero no cambios, transformaciones sociales donde los propios hechos, la voluntad individual de los actores acabe generando cambios en la misma estructura de la red.
Paradójicamente, los viejos estructuralistas, confrontados a la red, no podrán explicar el cambio social que tanto les preocupó siempre.
Como remarcaba Watts en la cita anterior, los defensores del análisis estático

“en vez de entender las redes como meros conductos a través de los cuales la influencia se propaga según sus propias reglas, han tratado a las propias redes como una representación directa de la influencia”.

Podríamos definir “influencia” como la probabilidad asociada a un nodo de transmitir o impedir la transmisión de nuevas ideas o pautas de comportamiento en la red. En este marco, la instantánea de la red en un momento dado sólo puede referir una información parcial y a menudo confundirnos sobre las tendencias y los flujos que más pueden interesarnos en el análisis: la propagación (de info en la red) y la transformación (de los vínculos que le dan forma).

Potencia e dualidade

Esta situación se convierte rápidamente en una cuestión relacionada con una experiencia y un argumento específicos. Sin embargo, existe un problema muy próximo dentro del propio concepto de «hegemonía». En algunos usos, aunque según creo no es el caso de Gramsci, la tendencia totalizadora del concepto, que es significativa y ciertamente fundamental, es convertida en una totalización abstracta y de este modo resulta fácilmente compatible con las sofisticadas acepciones de «la superestructura» o incluso de la «ideología». La hegemonía puede ser vista como más uniforme, más estática y más abstracta de lo que realmente puede ser en la práctica, si es verdaderamente comprendida. Como ocurre con cualquier otro concepto marxista, éste es particularmente susceptible de una definición trascendental a diferencia de una definición histórica y de una descripción categórica a diferencia de una descripción sustancial. Cualquier aislamiento de sus «principios organizadores» o de sus «rasgos determinantes», que realmente deben ser comprendidos en la experiencia y a través del análisis, puede conducir rápidamente a una abstracción totalizadora. Y entonces los problemas de la realidad de la dominación y la subordinación y de sus relaciones con una configuración cooperativa y una contribución común, pueden ser planteados de un modo sumamente falso.

Una hegemonía dada es siempre un proceso. Y excepto desde una perspectiva analítica, no es un sistema o una estructura. Es un complejo efectivo de experiencias, relaciones y actividades que tiene limites y presiones específicas y cambiantes. En la práctica, la hegemonía jamás puede ser individual. Sus estructuras internas son sumamente complejas, como puede observarse fácilmente en cualquier análisis concreto. Por otra parte (y esto es fundamental, ya que nos recuerda la necesaria confiabilidad del concepto) no se da de modo pasivo como una forma de dominación. Debe ser continuamente renovada, recreada, defendida y modificada. Asimismo, es continuamente resistida, limitada, alterada, desafiada por presiones que de ningún modo le son propias. Por tanto debemos agregar al concepto de hegemonía los conceptos de contrahegemonía y de hegemonía alternativa, que son elementos reales y persistentes de la práctica. Raymond Williams. Teoría cultural

Leo máis ca do que escribo, pero…

Non escribo porque leo pouco, nos últimos días abro os readers e miro como se van acumulando anotacións sen ler, cada vez hai máis negrita e os números increméntanse. Limítome a ver a acumulación que me require e penso que son eu requeríndome.
Sei que o meu interese polas fontes que surten os meus lectores non é idéntico, a posición e expectativas que manteño en relación a cada un é distinta incluso dentro do mesmo lector, pero agora tratoos a todos igual.
Prefiro a busca aínda que sexa máis traballosa. É máis traballosa, se cadra si, pero sen dúbida operativamente é máis productiva, eso creo eu.
O blog tamén me oprime, esta claro que esta anotación non é para min, porque o que eu traslado á pantalla a través do teclado é xa accesible para min antes de trazalo.
Non me gusta o tono, nin a dinámica, nin os resultados.

¿Seremos as persoas diminutos compoñentes de un gran sistema que traballan de maneira procedimentalizada e homoxénea?.

Non acho resposta firme a ningunha das dúas preguntas.

Actualización: A lectura en papel resúltame, cada vez, máis desagradable.