Cooperación

Nadie duda de que las tecnologías y sus sistemas de diseño potencian la cooperación. El problema es en qué dirección se “pone a producir” esa potencia latente en la vida social, cómo y con qué fin se explota la cooperación social, la riqueza del territorio y sus infraestructuras. No hay datos que ni por asomo demuestren la capacidad redistributiva que tienen un conjunto de algoritmos cuando se inyectan sobre un territorio. Es puro idealismo chamánico pensar que esas soluciones técnicas van a producir justicia social y van a evitar prácticas de monopolio rentista. Los planes del capitalismo no son redistribuir la riqueza o cuidar el medioambiente, sino explotar el trabajo ajeno y reproducir las desigualdades sociales y territoriales.

CTXT

Por qué monitorizar?

Monitorizar las redes, se vuelve día a día un mecanismo de utilidad creciente para las estrategias de marketing y operaciones.  ¿Qué nos permite obtener un proceso de monitorización? Estas son algunos de sus beneficios:

  1.  Podemos conocer qué se dice de nuestros competidores y cómo se les percibe: Por contraste con nuestra propia oferta y comunicación podemos establecer el posicionamiento que tenemos frente a ellos producto a producto, marca por marca, categoría por categoría.
  2.  Saber qué se piensa de nuestra categoría y de nuestro sector: Un importante punto de partida para poder marcar las líneas de definición de la identidad digital de nuestra organización y nuestra oferta. En un mundo con creciente importancia de los valores que ejercen – y aspiran a transmitir – las organizaciones, saber cómo no ser incluido “en el mismo saco” cuando la imagen de una sector es negativa, es una ventaja. Por ejemplo.
  3.  Conocer cómo se me percibe a mi y a mis productos y servicios: Analizadas todas las menciones sobre nuestra marca, podremos concluir qué imagen está proyectando la organización y a qué procesos y operativos afecta…. y contrastarla con la que supuestamente consideramos que es o aspiramos a ser. Así, un proceso de monitorización y escucha efectiva, permite vincularse con objetivos claros de mejora y, gracias a la capacidad de rastreo permanente que permite la vida actual en las redes, hacer un seguimiento en plazos muy cortos corrigiendo y mejorando tácticas y estrategias.
  4.  Porque facilita la exclusividad de nuestra oferta y nuestra postventa personalizando más nuestros productos y servicios: Un buen análisis permite organizar a clientes potenciales en clusters de grupos de interés con necesidades concretas y construir procedimientos de atención y venta dirigidos a hipersegmentaciones de mercado difíciles de detectar por otros procedimientos.
  5.  Porque puedo tratar analizar y tratar adecuadamente cualquier crisis de reputación: Es una evidencia que la reputación de una compañía no se decide hoy en los medios convencionales sino que cualquier opinión controvertida y dañina para una empresa se transmite a toda velocidad a través de los usuarios 2.0. Detectar las conversaciones, seguir su crecimiento y evaluar el impacto real de las acciones tomadas para contrarrestar el daño causado es imposible sin un seguimiento estructurado y en tiempo real de las redes. A través de las conversaciones en las diferentes plataformas sociales es posible llegar a controlar las crisis reputacionales una vez que se han producido e, incluso, antes de que se produzcan.

En definitiva, un proceso de monitorización no es más que un mecanismo para mejorar la toma de decisiones en un rango amplísimo de situaciones. Permite introducir la voz del cliente en la mejora de procesos, perfeccionar la post-venta, optimizar los planes de medios, detectar lo valores percibidos de marca y construir los que deseamos, canalizar y revisar el impacto de las acciones de comunicación realizadas con nuestros medios… y todo ello con mejoras evidentes en profundidad, ámbito y velocidad con respecto a las herramientas del pasado.

Territorio creativo

¿Un alumno por ordenador? Sería o ideal

Participante3: Ben en canto falabas ti da receptividade dos profesores e dos mestres, aí si que hai un grupo de irreductibles profes e mestres que non queren entrar. Sexa informática, tarea para a túa casa, ou se teño que teño que aplicala, ¿teño unha hora? pois unha hora ides para a aula de informática, enchufádesvos alí e facedes o que queirades (risas) Iso é así. E despois hai un grupo moi grande que quere integrar todo isto pero noutra formación e a Administración tampouco lla da. Porque, hai un curso de pizarra dixital, ben pois poden ir deste instituto, poden ir 3 persoas. Entonces 3 persoas van e despois se hai alguén que esté interesado pois ben, vaslle dar a lata a ese profesor e tal… , tra, tra, tra tra. E dicías o dos medios. O dos medios hai menos dos que parece e tamén hai outros que están infrautilizados. Entón, que menos tiña que haber nunha aula, pois a pizarra dixital, eso polo menos. E despois o de que ¿un alumno por ordenador? Sería o ideal, porque ti tes un na casa e vai ser a túa ferramenta de traballo, durante… Bueno ata que evolucione hacia outra cousa, pero vai ser a túa ferramenta de traballo, como antes cada persona tiña que ter un pizarrín ou un caderno. Entón, o que sustitúes… vas sustituir o caderno. Non o vas sustituir que tes que telo tamén pero un ordenador valo ter. Para que, para que todos teñan o mesmo acceso. Senón o que se vai quedar é que o que ten ordenador na casa, vale, trebella o que quere e aprende. Pero non todos teñen de momento. E coa situación de crise que hai agora isto vaise agrabar. Entón se queres dar as mesmas oportunidades a todo o mundo, ten que ter esa posibilidade. Entón eso, ou sexa, medios hai. E tampouco, o ordendor non o vas utilizar toda a hora, pero polo menos ten que estar para se en 5 minutos queres mirar unha cousa ou xorde unha dúbida. Porque nas clases moitas veces estás explicando unha cousa e entón pode saír un tema que a ti paréceche que non é interesante, pero ós rapaces resúltalles moi interesante. E ti non tes unha formación universal sobre ese tema. Entón que fas, se estás conectado dis: Ah, pois vamos mirar o que hai aquí. Entón que podes facer, podes ir á wikipedia, ou simplemente podes facer unha referencia a outra cousa como pode ser unha película entón dis: Ah, pois vamos a Youtube e sabes que ahí vaiche aparecer ese pedazo. Pois é conectarse, son 30 segundos, védelo ilústrasllelo con un minuto e apréndenche máis que non estárse imaxinando como será eso, porque xa non cho imaxinan. Entón eso é ó que me refiro eu, ó dos recursos, e todo isto.

I eu, morrendo

O teito é de pedra.
De pedra son os muros
i as tebras.
De pedra o chan
i as reixas.
As portas,
as cadeas,
o aire,
as fenestras,
as olladas,
son de pedra.
Os corazós dos homes
que ao lonxe espreitan,
feitos están
tamén
de pedra.
I eu, morrendo
nesta longa noite
de pedra.

Celso Emilio Ferreiro
(Longa noite de pedra, 1962)

Heidegger dixo que “dilucidar significa aquí, ante todo, indicar e situar o lugar. Significa logo: estar atento ó lugar. Ambos, a indicación e a atención ó lugar, son os pasos preliminares a unha dilucidación. Así e todo, bastante é a nosa audacia se no sucesivo nos conformamos con estos pasos preliminares. A dilucidación, como corresponde a un camiñar pensante, desemboca nunha pregunta. Ésta indaga acerca da localidade do lugar”

I eu, cansándome de oir explicar a longa noite de pedra pola pedra, hoxe lin nun lugar chamado corazón que o poeta dixo “Os poetas galegos, se queren ser fieis a sí propios, teñen que retorcerlle o pescozo ó ruiseñor do lirismo lacrimóxeno, saudoso e de vello estilo. Teñen que somerxerse a cambio, con desesperado esforzo no mundo social da nostra terra, en nos problemas vivos do noso tempo, en nas angustias da nosa xente”.

Os grandes sobreviven pola grandeza dos seus textos, e hai textos tan grandes que son capaces de abranguer tódolos tempos. Hai textos tan grandes que en tódolos tempos son difíciles de abranguer.

;)

Biblioteca de occidente

Así las cosas, la literatura toma algunas de sus características del modo de comunicación de que se sirve. No se trata de un emisor que habla a un receptor acerca de algún referente y que interactúa con su interlocutor en una secuencia sin cierre previsto. Por el contrario, la comunicación literaria cristalizada en un libro no espera contestación, sino acogida. Según decía Blanchot, un libro que no se lee es un libro que no existe. A la primera iniciativa del autor le corresponde la iniciativa diferida del lector. Cuando se produce la comunicación, esta es utópica, ucrónica y descontextualizada, no se ve condicionada por el lugar, ni por el tiempo ni por las circunstancias de su emisión originaria. Como comentaba Fernando Lázaro Carreter en un artículo memorable, la muerte de Ignacio Sánchez Mejías en la plaza de Manzanares (Ciudad Real) cantada en la elegía de Federico García Lorca no tiene nada que ver con la crónica taurina del día, que contaba la desgracia. Queda ahí, como un sentimiento plasmado para ser revivido por no se sabe quién en no se sabe qué lugar ni en qué momento.

La literatura va ligada a la noción de libro o equivalente. El periódico y, menos, la carta no tienen por lo general ese carácter de definitivo que está detrás del fenómeno literario de los siglos XIX y XX y que ahora soporta la competencia de la comunicación cibernética.

La verdad es que la competencia actual a la literatura viene de lejos. A lo largo del siglo XX ha ido creciendo el número de horas que, en vez de a la lectura literaria, se han dedicado a la radio, a la televisión al cine o al vídeo. La necesidad humana que cubren (enriquecimiento humano, distracción) es básicamente la misma, pero el fenómeno es diferente. Y, ahora, con el hipertexto, el recorrido que realizo sobre la pantalla del ordenador, yendo de un icono a otro, propiciando un itinerario u otro según mi propia iniciativa, me sitúa más que nunca ante otra cosa.

He hablado del hipertexto. En rigor, se puede leer una novela en un ordenador en vez de en un libro y, desde luego, se puede llevar en el medio de transporte público un libro electrónico en vez de un volumen de papel. En estos casos, el cambio de soporte no implica un cambio de práctica, que, básicamente, permanece idéntica.

Pero, de ordinario, la lectura en ordenador y la lectura en libro de papel suponen los extremos de un continuum que enlaza la comunicación literaria y la no literaria. En el ordenador, me leo los sonetos de Quevedo para medirlos y calibrar sus recursos estilísticos que explicaré en la clase del día siguiente; en cambio, para escapar a la superficialidad asfixiante de cada día, leo por la noche la edición que tengo en la estantería.


Nueva Revista

lectura,,,

El lector del primer tercio del siglo XXI, por desgracia, no alcanza (o no necesita) a hacer este tipo de reflexiones tan propias de la fusión entre el pensamiento y la palabra en cualquiera de sus formas. Si Mandelstan o Benet (permítase la boutade) hubiesen tenido la posibilidad de jugar con Google al juego de las asociaciones, hubieran tenido la posibilidad de tejer para el concepto y palabra venganza, por ejemplo, una multired con un millón seiscientas treinta mil entradas en castellano. Naturalmente si el lector tuviera la paciencia y el empeño de hacer una rigurosa selección, se quedaría con unas pocas docenas, suficientes como para analizar el concepto desde perspectivas morales, históricas, literarias, filosóficas e incluso de aforismo de salón. Si además el lector fuera capaz de aportar su propia capacidad e ingenio, es posible que encontrara nuevas soluciones, soluciones laterales, para la solución estética o moral que pretende, porque cuenta, al menos, con la información suficiente para ello. La lectura en la red puede, por tanto, indicarnos las vías por las que puede discurrir nuestro pensamiento y a través de las cuales podríamos articular un pensamiento más globalizador. Cierto que, en esta sustitución del genio por el ingenio, desaparece la belleza de las palabras de Mandelstan y Benet.

Dueñas

Álvarez y del Río (Dirs.) Pensamiento y Palabra (2007) Volumen XCIV de la Colección Aprendizaje

Toulmin se refiere a la constelación de procedimientos explicativos para la transmisión cultural de una disciplina científica. Vigotsky, en tanto, pone el acento en la actividad instrumental (a partir del dominio de nuevos instrumentos de mediación o formas más avanzadas de los mismos instrumentos) como condicionantes para alcanzar los procesos psicológicos superiores en su conocida interpretación de la ley genética general del desarrollo cultural (Baquero, 1996: 46-47). Dicho de otra manera: sean explícitos o implícitos, son procedimientos los que se consideran, por ambos, a la hora de explicar la transmisión de una disciplina o la evolución en el desarrollo conceptual de un individuo.

Stipcich y Toledo

Atención e Aprendizaxe

LEYES DE LA ATENCIÓN La psicología de la atención ofrece algunas leyes, cuyo conocimiento servirá para estructurar normas y técnicas desde el punto de vista de la venta. Estas leyes se mencionan a continuación:
1. Ley de Bretano “En el fluir de la conciencia, está siempre se halla ocupada en algo, y ese “algo” sobresale en la corriente conciencial”.Esto se traduce en que la mente nunca puede estar en blanco, siempre esta pensando en algo.
2. Ley de la prioridad”Cuando algo se atiende y se destaca en la conciencia otros puntos se inhiben en ella”.Esta ley se refiere a que cuando aparecen puntos en la conciencia que destacan y sobresalen, los demás desaparecen restándoles importancia y atención.
3. Ley de la afectación”Si la atención se polariza en algo, es porque ese “algo” nos afecta de alguna manera emotiva o volitiva”.Las cosas que emotivamente no sentimos o volitivamente no queremos y que en consecuencia no nos afectan, no son objeto de nuestra atención.Como consecuencia de la ley de la prioridad y la ley de la afectación, se atiende lo que se aprecia o desea y en consecuencia se desatiende lo que no se aprecia, estima ni se desea.
4. Ley de monodeísmo”La atención es monodeísta”. Significa que no se pueden atender dos cosas al mismo tiempo, la atención no se puede enfocar simultáneamente sobre dos cosas.
5. Ley de la labilidad”La atención es móvil y de muy corta duración”.La atención no dura sobre un mismo punto de un objeto o aspecto de una idea, más que 5 o 6 segundos, en sujetos entrenados y en condiciones experimentales de laboratorio, se ha llegado a los 24 segundos. Cuando creemos atender por más tiempo, en realidad estamos fijando la atención en diferentes puntos, aspectos o facetas del objeto o idea en cuestión
.6. Ley de la fijación “La atención puede fijarse en ideas y en objetos, así como en percepciones y vivencias”.Es decir, que si bien la atención no puede fijarse simultáneamente en dos ideas, ni en dos objetos, en cambio es capaz de proyectarse en una idea y vivencia.


Fonte