12th Global Symposium for Regulators (GSR12)

To fully participate in today’s networked society and be part of tomorrow’s hyper-connected digital world, policy makers and regulators are faced with the challenge of meeting their national broadband goals and adopt appropriate means to further safe digital opportunities and inclusion of all. Implementing their broadband strategies requires them to cooperate with the industry, understand the changes taking place in the market, and adopt innovative regulatory measures and tools taking into consideration the transnational aspects of the digital networked society.

Participants will further share their views on net neutrality, spectrum policies, roaming, cloud computing, online safety with a focus on data protection and privacy, international and regional IP interconnection, public-private-partnerships to foster investment and deployment of broadband NGN networks and more. GSR will open with a high level interactive segment, focusing on transnational regulatory issues in a converged digital era, understanding the changing business dynamics and the role of regulation.

The first two days of GSR, the Global Regulators-Industry Dialogue (GRID, 2-3 October 2012) will be open to regulators, policy makers, ITU–D Sector Members. The third day (4 October 2012) will remain closed to regulators and policy makers.

 

UIT

Creencias e actitudes

En primer lugar, parece quedar claro que las actitudes ejercen bastante influencia en la introducción de los recursos de Internet en las prácticas de aula. Aunque las actitudes sean en general positivas, aquellos docentes que consideran que estos recursos no tienen valor instructivo, no los incorporan a sus prácticas y esta relación resulta significativa sobre todo en los grupos de mayor edad, como también se pone de manifiesto en el trabajo de Paraskeva y otros (2007). Pero además de la actitud, la creencia de los profesores en su competencia digital parece explicar también la probabilidad de que utilicen los recursos de la Red en sus prácticas docentes. Y en este caso, las diferencias se deben no solo a la edad, sino también al sexo de los docentes. Sin embargo, aunque el papel de las creencias sobre la atribución de la propia competencia parece ser determinante en la adopción de los recursos, la formación recibida sobre Internet resulta efectiva para mejorar la percepción de tal competencia digital.
En segundo lugar, estos resultados demuestran que resulta ineludible introducir el tema de las creencias y actitudes dentro de la agenda de investigación sobre incorporación de las TIC a las prácticas docentes y, en particular, de Internet como recurso didáctico. Sería preciso estudiar en profundidad cuáles son las creencias que explican de forma específica la adopción o no de estas innovaciones, cómo se conforman y qué elementos las definen. Además de analizar la for mación recibida sobre Internet, contenidos, enfoques instructivos, puesto que es una razón que explica el cambio en la percepción de la competencia profesional en relación con estos recursos. Por último, resulta importante desarrollar líneas de investigación que conecten concepciones pedagógicas de los profesores y creencias sobre TIC en general e Internet en particular, por la vinculación que parece existir entre ambos factores, sin perder de vista cómo todo ello se verifica en los contextos prácticos donde realmente se llevan a cabo los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Comunicar

Intencionalidade dos contidos

Han pasado casi treinta años desde que se inició el debate sobre la educación en medios y aún se discute si la alfabetización audiovisual debe ser una asignatura concreta, ser transversal o estar integrada en otra, si ha de estar dentro del currículo escolar o fuera de él. Urge el cambio. Estamos en la era de la multialfabetización, entendida ésta como «la adquisición y dominio de destrezas centradas en el uso personal, social y cultural de múltiples herramientas y lenguajes de representación como práctica social, y no solamente en las habilidades instrumentales de utilización de las distintas tecnologías» (Area, Gros & Marzal, 2008:74). Esto es un indicador de la función que han de cumplir padres, docentes y profesionales del medio en la era digital. La escuela ha de fomentar e impartir la educación en medios, la familia debe involucrarse en todo este proceso siendo consciente de que la mayoría de las personas asigna valores a los mensajes desconociendo la dinámica del medio, el lenguaje audiovisual y la intencionalidad que se esconde detrás de los contenidos. Y por último, no es una quimera el cumplimiento de la alfabetización audiovisual por par es de los propios medios –sobre todo los de carácter público–, al contrario, ha de ser exigida por los miembros de la sociedad.
Señala Aguaded (2009: 8) que «la nueva materia europea, sugerida por el Parlamento, y la incorporación a los procesos internacionales de evaluación de indicadores que midan las nuevas competencias digitales y audiovisuales que los alumnos de hoy han de poseer en una sociedad moderna y mediática son dos buenas acciones que marcan un camino sin retorno».De algún modo, la actuación del Parlamento otorga una verdadera perspectiva en la implantación de la educación en medios. Al hilo de lo señalado empiezan a emerger estudios para conocer el grado de competencia que tienen los ciudadanos como antecedente a la implementación de programas específicos sobre educación mediática. Ejemplo de ello es la investigación «Competencia mediática. Investigación sobre el grado de competencia de la ciudadanía en España» llevada a cabo gracias al trabajo unido de 17 universidades pertenecientes pertenecientes a todo el territorio español. Como resultado se evidenciaron serias carencias en la muestra en este tipo de conocimientos y capacidades indispensables para convertirse en espectadores críticos ante los medios.


Comunicar

La programación, la enseñanza y los niños

Muy al hilo del muy recomendable “Program or be programmed” de Douglas Rushkoff que leí hace unos meses: ante un mundo diferente, necesitamos educar a nuestro hijos de una manera diferente. No se trata de crear programadores más allá de quienes manifiesten una vocación hacia ello, sino de prepararlos para el mundo en el que van a vivir, rodeados de productos servicios que son lo que son debido fundamentalmente a cómo fueron programados. Algo que requiere el entendimiento de una ciencia que cuando nosotros crecimos, no era tan importante. Conviene leer también, si te interesa el tema, el resto de los artículos del suplemento de The Guardian de hoy (y sobre todo, conviene que los lean los responsables de la educación en nuestro país o en sus instituciones):

Teaching technology: we need a digital revolution in the classroom (Editorial)
A manifesto for teaching computer science in the 21st century
Why all our kids should be taught how to code
Young coders: the teachers’ view
Young coders: ideas for change
Young coders: the experts’ view
Young coders: what’s happening in the rest of the world?
Girls and coding: female peer pressure scares them off

Un especial completo, dentro de una cruzada que The Guardian mantiene desde hace ya un cierto tiempo, y que sinceramente, me encanta. El Reino Unido tiene ya un ambiente envidiable en cuanto al desarrollo de empresas en internet: una penetración en la población y en las empresas elevada, un mercado de capitales activo, un mercado publicitario en el que internet es el primer medio en importancia cuantitativa… si es capaz de añadir además un sistema educativo que tenga sentido con respecto a la asimilación de la tecnología, va a ganar muchos enteros como alternativa de futuro.

e-Dans

Comunicación, Cambio Social e Incertidumes

Los márgenes de previsión sobre aquel curso del acontecer que más compromete la actividad del sujeto, forman parte del capital cognitivo disponible a propósito de los entornos a los que se enfrenta el sujeto. Un ejemplo puede brindar la comprensión de lo que entendemos por “márgenes de previsión”, y “percepción de acontecimientos”: imaginemos un entorno semipúblico como el parque de juegos infantiles en una colonia o urbanización, en el que aparecen arrancados del suelo los aparatos, como columpios, toboganes, etc., y que se encuentran volcados sobre el terreno en un estado deplorable. Este panorama se ofrece a la vista de tres tipos diferentes de sujetos. El sujeto A es una persona ajena a la colonia, que atraviesa por primera vez aquel lugar casualmente, y no dispone, por tanto, de ninguna imagen previa del sitio. El sujeto B es una persona residente en el lugar, que dispone previamente de una imagen familiar de la zona de juegos infantiles y que recuerda inmediatamente que el día anterior los aparatos se encontraban en su sitio y en uso, y que desconoce las causas por las cuales los aparatos de juegos infantiles se encuentran en ese estado. El sujeto C es una persona que, además de ser residente en el lugar, forma parte del comité responsable de mantenimiento de los espacios comunes, y que recuerda hallarse a la espera de los técnicos en instalaciones de juegos infantiles encargados de venir a sustituir los viejos por otros nuevos. El sujeto A no sabe si en el panorama contemplado ha habido un cambio o si ése es el estado habitual de deterioro del lugar, y como no se encuentra implicado con ese entorno, no siente inquietud alguna, y por consiguiente no ve en ello ninguna quiebra del acontecer. El sujeto B sabe que ha habido un cambio, pero desconoce por qué se ha producido y como se encuentra implicado con ese entorno, reacciona desasosegadamente buscando cuál puede ser la causa de esa quiebra del acontecer y presumiblemente se apresurará a preguntar qué es lo que ha ocurrido. El sujeto C sabe que se ha tomado la decisión de sustituir los viejos aparatos por unos nuevos, está a la espera de que los técnicos vengan a sustituirlos y el cambio observado en el lugar le confirma la llegada de los operarios, experimentando satisfacción al ver que no existe ninguna quiebra del acontecer, sino todo lo contrario, pues ve que se han iniciado los trabajos de sustitución. Por consiguiente, es obvia la relación que existe entre capital cognitivo disponible y percepción de variaciones como acontecimientos; y más aún, la relación que existe entre percepción de acontecimientos y reacciones frente al entorno, las cuales también se producen en función de los grados de implicación que los sujetos mantienen con esos entornos donde se perciben los acontecimientos. Pero los márgenes de previsión que integran el capital disponible para la percepción de acontecimientos pueden mantenerse vigentes o, por el contrario, resultar caducos. La vigencia o caducidad de estos márgenes dependen, en último término, de hábitos mentales que sostienen respectivamente la certidumbre o la incertidumbre sobre lo que “uno sabe”: la certidumbre / incertidumbre es una meta-representación sobre los conocimientos disponibles por los sujetos; es decir, es una representación que establece la “confianza” o la “seguridad” sobre representaciones de objetos,situaciones, acciones… Si se confía en éstas representaciones, hay certidumbre; si se desconfía, hay incertidumbre. Esta meta-representación se establece socialmente por la credibilidad que se le atribuye a los discursos que se tornan vigentes atendiendo a su forma de expresión, a su método de revisión y a la autoridad de quienes los garantizan, según el cuadro siguiente (Piñuel, J.L. y Lozano, C.H. 2006, 178):

Piñuel Raigada, J.L. (2008) Comunicación, cambio social e incertidumbre. Prismasocial nº 1. Revista de Ciencias Sociales.

Estructura e reproducción

En segundo lugar, porque los condicionantes relacionados con la clase social del sujeto, o, en su defecto, con el poder adquisitivo de su nexo familiar de consumo, determinan ya en la práctica, y desde un principio, el ámbito de opciones que pueden ser barajadas de manera real por el sujeto de entre todas las alternativas de sentido ofrecidas como alcanzables dentro de la supuesta pluralidad, quedando estas en la práctica reducidas a un número limitado (mucho menor del que puede parecer en primera instancia), y todo ello a pesar de que el sujeto suele fantasear ya desde la infancia con poder alcanzar todas y cada una de estas expectativas simbólico-vitales de sentido propuestas por el sistema, aún cuando es evidente que en el 99% de los casos esto jamás llegará a producirse (¿O quién no soñó ya desde su tierna infancia con ser rico y famoso, con todas las repercusiones a nivel simbólico que eso implica y evoca en la mente del niño?). Cada clase social tiene sus propias opciones, y es en ellas, y sólo en ellas, donde acabará por desenvolverse, le guste o no, el 99% de los sujetos nacidos, criados y crecidos en ambientes sociales y familiares vinculados con tal clase social determinada.Prohibir la publicidad en los medios de comunicación de masas